martes, 22 de junio de 2010

Venus del espejo

Desnudo tu retrato miró a la nada durante más de dos siglos,
desnudos los días esperaron verte volver para mover una pieza de ajedrez
y jaquear a la maja vestida, que fue tu dama,
con la maja desnuda, que fue mi alfil,
y así dejarte pestañear
y que por una vez dejes de notar lo hermosa que eres.
Tus joyas te miran de reojo por ser más de carne que de mito
y por anclarte en la cama de una paleta de grises, rojos y negros
haciendo que las sábanas enfaticen las dramáticas curvas de un cuerpo,
roca de carne castigada por las olas calladas de un océano de semen.
Virgen que no sé si llora,
tu clítoris del otro lado no dice nada,
tampoco tu ombligo, que es una cicatriz de Edipo heredada
para no olvidar que nuestros padres son reyes destronados.
De esta orilla solo se ve tu espalda y tu cabello,
pareces un violín Stradivarius en silencio
que ruge en las venas como un león enjaulado.
Dile a Cupido que no juegue con su cordón umbilical,
que alguien convirtió un bastón en serpiente
para que los ciegos se arrastraran por los vientres de los muertos
profanando cementerios como gusanos de no seda,
mariposas cuadrapléjicas del rosedal donde nadie se besa.
Todo es borroso en el reflejo,
tu rostro parece la tierra de una plaza de toros desierta
que mira con ojos divinos y panópticos la esencia de los otros
que apenas sí somos lo que queda después de que tú nos veas
desde lo más alto de un árbol de flechas quebradas,
de balas perdidas en el horizonte,
de los cada vez menos agujeros del cinturón de Orión...
Los arrepentimientos de tus amantes
que con rayos infrarrojos tú notaste
cambiaron tu postura para siempre.
Cabeza, hombros y brazos de una diosa
giraron en torno a un eje de dudas de terceros
que en tu cuello quisieron dejar escrita una estrofa
de boca que se abre para morder los labios
del tigre adiestrado en el circo de tu sombra absorta,
descendiente de Narciso, enterrada en ti misma.
No olvides que sos la musa de los mutilados,
la que recibió siete hachazos de carnicero en la espalda
de parte de María de los cuchillos.
Tú te llamas reconstrucción exitosa
y ella seis meses de carne de calabozo.
Todo es borroso en la belleza
tu rostro es el dictado de un jeringoso poeta
que con sus sílabas recrea las construcción de los dioses.
Somos leña de monte en la hoguera del verso inacabado,
pétalos arrancados de una flor en el desierto
y las marcas innombrables de tu cara
también reflejada en nuestros ojos

"Venus del espejo" by Diego Velazquez

2 comentarios:

PabloDG dijo...

VENUS DEL ESPEJO, homonima al cuadro de Velazquez que la ilustra en el blog, es una poesía que debía acompañar a LA MAGDALENA PENITENTE inspirada en la obra de Georges De La Tour de igual nombre... Es decir son poesías hermanas de cuadros hermanos... En este caso si bien dejé madurar las metaforas y estudié pormenorizadamente al cuadro no creo que haya estado a la altura del primero y tuve que parir algunos kilometros de texto para finalizarlo... De hecho recien lo publique el 29/5 a pesar de la fecha que encabeza la entrada... Detalles, solo detalles, que mucho no importan pero que quería aclarar... Creo que más visceral es un cuadro que otro y por eso genera eso mismo en los textos... La poesía tenebrista de De La Tour tiene más que ver conmigo...

Decir de Velazquez que este es quizas el único de sus cuadros que me interesa, no ha logrado meterse entre mis pintores favoritos... Pero este cuadro está muy bueno y tiene una historia importante... Tambien hay poética y estilo propio en la obra de Velazquez, claro que sí... pero un tanto ajena a mí...

Hasta la proxxx

ℓιιzιтα ѕтαя! dijo...

Me ha encantado tu blog, a decir verdad me di tiempo de leer solo 3 entradas, esta me atrapó!

Felicidades y te sigo.