jueves, 10 de junio de 2010

Las no mitades del Mar Rojo

La costilla de Adán
Dios se la dió a un perro que la enterró en las laderas
de lo que ahora es un volcán,
en cuyos rincones aguardan los cuatro jinetes su partida apocalíptica
hacia Londres y Teherán, pasando por El Cairo y Buenos Aires,
por mi barrio, por mi casa, por mi puerta,
matando de tristeza a todos los hombres,
y será un día en que los ángeles usarán cuellos ortopédicos
y los dioses en sillas de ruedas escupirán desde el cielo
y su saliva se llamará azufre.
Porque el león no se encuentra en su rugido
nos buscamos desesperadamente en los otros,
nos enjaulamos en el fondo oculto y sin llaves de esos ojos ajenos,
abandonamos a nuestro yo en la arena de las playas privadas
y en el desierto lo buscamos,
y solo encontramos los puchos de los que escribieron las primeras estrofas
prediseñando al verso, esclavizándolo a la rima consonante,
como si fuera una estatua ecuestre cubista,
casi que tallada a hachazos,
derramando sangre de cobre a los pies donde los ciegos
sacuden su corazón seco en la mano
para que las monedas suenen como campanas
que llaman a la misa
donde no hay suficientes catadores de la sangre de Cristo,
ni monedas que sobrevivan a los bolsillos de las camperas irreversibles,
ni confidentes que asuman que se han inyectado heroína
buscando la salida
o la escalera de incendios que se inician en la almohada,
y además esos secretos no nos dicen nada,
no son la devolución del espejo,
ni son las credenciales,
no son la piel, ni los pulmones, ni la cita pospuesta con el psiquiatra...
Son la existencia ramificada, nada que no se sepa después de la autopsia...
Los cadáveres sí suelen ser condescendientes
salvo que no tienen por costumbre firmar el cheque de la reducción de algún pariente
que naufragó en la misma urna mientras nuestra sangre naufragaba en nuestras venas...
Al fin solos,
como se dicen las tizas de cocaína en el estomago de alguien ahora mismo,
al fin abrazados esperando la lapidación esquizoide,
comprando balas de plata para reconocernos en los límites violados,
llorando porque es gratis y legal,
porque nadie nos abrió el Mar Rojo en dos mitades...
Moriremos pensando que la muerte es una cosa que le pasa a otros
o deseándola y pidiendo más dosis de morfina
para por fin cerrar las cortinas del ventanal que da al pozo ciego
y pensar que el eje de simetría del gran desvelo
fue el espiral de promesas que en vida no cumplimos...
Mi infierno es el de El Bosco y está al lado del jardín de tus delicias,
solo pasaron unos siglos sin que nadie te nombrara,
bésame si puedes, si no te importa que esté muerto

3 comentarios:

PabloDG dijo...

LAS NO MITADES (...) es untexto más de aburrimiento y culpa que de inspiración... es también una suma de imagenes que no quería perder recubiertas de versos no inspirados sino paridos, con dolor como Dios le dijo a Eva que iba a ser... Además es un texto para abrirse camino después de unos cuántos días de silencio y por lo que vi tiene muchas coincidencias con mi estilo primitivo como pasa con YA NO SOY SILENCIO, también ilustrado x Chagall...

A proposito del retrato de la caída del tal ícaro, que él no precisó un mar rojo en mitades complices sino simplemente ser complice de sí mismo y saber que el cielo te quema las alas... Quizas la relacion ironica sea la misma que en MI CHERNOBIL pero si no se entiende se puede cantar la siguiente canción y entender lo mucho que une el fracaso a la humanidad


MI PROPIA TRAMPA (Andres Calamaro)

Hoy caí en mi propia trampa
probé mi propia medicina
me acerqué demasiado al sol
y mis alas se quemaron y caí.
A mí tampoco me gusta tu novio
lo siento si soy tan franco
soy varón y sólo me la banco
pero mis alas se quemaron y perdí
pero...
Hoy las cartas me tocaron buenas
pero no supe ganar la partida
yo te hubiera entregado mi vida
pero mis alas se quemaron y caí.
Todos están celebrando
y yo me quedo pensando
apenas estoy aprendiendo a volar
y ya mis alas se quemaron y caí
y ya…
Creo que me caigo del cielo
y pierdo el instinto canino
la vida me puso delante un caramelo
y mis alas se quemaron y ya fui.
Hoy no me comí la empanada
tenía todo y me quedé sin nada
y de pronto tuve una revelación
voy a escribirlo todo en una canción
me acerqué a ese farol demasiado
y mis alas se quemaron y caí
pero…
Soy muy sensible a la belleza
que no distingo el corazón y la cabeza
me acerqué mucho al sol y no lo vi
y mis alas se quemaron y caí.
Prefiero solamente un beso tuyo
antes que el amor de mil mujeres
es el beso que nunca te di
cuando mis alas se quemaron y caí
cuando...
cuando mis alas se quemaron y caí
cuando...

lara dijo...

Esto lo escribiste aburrido?? Mirá vos... :D

"bésame si puedes, si no te importa que esté muerto" que buen final!

PabloDG dijo...

Te escribí una respuesta digna de ser leída pero como no estaba logueado en blogger desapareció... Aclaraba que aburrimiento no fue una expresion correcta y que en realidad lo que ocurre es q hay veces que para retomar la mecanica literaria hace falta escribir sin esperar inspiración sino siendo fieles a nuestro oficio... después q uno ya está input es todo mas facil, y entonces sirve tarde o temprano dedicarse a escribir este tipo de textos menos completos... y en el blog muestro casi todo xq es una manera de tener todo ordenado y siempre sirven los comments

así q gracias x dejar tu huella en este espacio
hoy nos vemos in pluma blue
un beso grande

PD La respuesta original q me desapareció estaba mucho mejor :(